Inicio » Cómic y Manga » Reseñas » El Fuego: Una Llama en el Cómic Español
Reseñas

El Fuego: Una Llama en el Cómic Español

El Fuego
Tiempo de lectura: 7 minutos aprox.

Introducción

Originaria de España, «El Fuego» es una obra maestra del cómic contemporáneo que lleva la firma distintiva de David Rubín. Su dominio tanto en el guión como en el dibujo ha resultado en una joya de la narrativa visual. Publicada por Astiberri, la obra refleja la versatilidad y la profundidad de Rubín como creador.

Como cómic, se ubica en el género de la ciencia ficción, pero no se limita a él. La obra se sumerge en el territorio de lo emocional y reflexivo, abordando temas complejos y desafiantes a lo largo de su trama. Más que una simple historia de ciencia ficción,  emprende un viaje a través de las emociones humanas y las crisis existenciales. Es un relato apocalíptico que teje la introspección y la emoción en cada vuelta de página.

Espermatozoides dirigiéndose hacia el óvulo

El lector se embarca en un viaje apocalíptico al leer «El Fuego». La experiencia es visceral y evocadora, a medida que la historia se desarrolla y las emociones se intensifican. El cómic no se limita a entretener, sino que incita a la reflexión y plantea preguntas profundas sobre la vida, la muerte y el significado de todo ello. En la intersección de la ciencia ficción y el drama humano, enciende una chispa que ilumina el interior del lector, ofreciendo una experiencia de lectura que es tanto impactante como enriquecedora.

Alexander Yorba

 

«La obra maestra de David Rubín que redefine el género de la ciencia ficción»


DETALLES DEL CÓMIC

El Fuego Portada

Título original: El Fuego

Editorial: Astiberri

Autor: David Rubín

Dibujante: David Rubín

Fecha de publicación: 2022

Género: Ciencia ficción

Páginas: 256


Argumento principal: La dualidad de los apocalipsis

En el corazón de «El Fuego» se encuentra la historia de Alexander Yorba, un arquitecto de renombre internacional. Yorba, conocido por su maestría en su oficio, se enfrenta a una tarea colosal: diseñar una colonia lunar. Esta colonia no es un proyecto de lujo ni una simple hazaña de la ingeniería; es la última esperanza de la humanidad. Un asteroide se acerca a la Tierra, amenazando con erradicar la vida tal como la conocemos.

Alexander Yorba Premio de Arquitectura

Esta tarea monumental podría haber sido suficiente para centrar un cómic, pero David Rubín aporta una dimensión adicional a la narrativa con la introducción de un segundo apocalipsis, uno mucho más personal para nuestro protagonista. Yorba, en medio de su lucha por salvar a la humanidad, es diagnosticado con un tumor cerebral. La amenaza de la extinción global se ve acompañada por la sentencia de muerte personal del arquitecto.

A medida que la historia se desarrolla, Yorba se ve forzado a enfrentarse a sí mismo

El Fuego. Amenaza de un asteroide dirigiéndose hacia la tierra

Su egoísmo, su «fuego interior«, se presenta como un obstáculo tanto amenazador como el asteroide que se avecina. Su actitud, sus decisiones y su comportamiento son puestos bajo la lupa, revelando una verdad inquietante: Yorba es su propio enemigo.

El viaje de Yorba a través de esta doble crisis es el corazón palpitante de la obra. A través de la lente del personaje, el cómic explora temas de mortalidad, responsabilidad y redención. La lucha de Yorba para salvar a la humanidad y a sí mismo de la destrucción es una odisea emocional que deja al lector reflexionando sobre la naturaleza de la vida, la muerte y lo que significa verdaderamente ser humano.

Hablando con la familia

Estilo y técnicas de arte

«El Fuego» destaca por su estilo artístico único, una mezcla armoniosa de elementos clásicos y futuristas que dan vida a la narrativa de ciencia ficción. David Rubín, el maestro detrás del dibujo, combina su talento innato y su perspicacia artística para construir un mundo visualmente impresionante.

Uno de los aspectos más notables del cómic es su representación detallada de un futuro cercano y creíble. La obra está repleta de tecnología futurista, desde naves espaciales y colonias lunares hasta vehículos y dispositivos de última generación. Cada elemento tecnológico es dibujado con un nivel de detalle que refleja el compromiso de Rubín con la verosimilitud dentro del género de ciencia ficción.

El Fuego. Estilo y técnica

El cómic lleva al lector a través de un viaje espacial asombroso, presentando paisajes de otros mundos y ciudades futuristas

Los emplazamientos futuristas, tanto en la Tierra como en la Luna, están diseñados con una visión única que mezcla lo familiar con lo extraño. Esta combinación crea una sensación de inmersión en un futuro que parece tanto factible como asombroso.

Mezcla de lo clásico con lo moderno

El estilo de dibujo de David Rubín es, en sí mismo, un elemento central del atractivo visual de «El Fuego». Cada página es una obra de arte, con una mezcla de estilos de dibujo que crea un espectáculo visual. Desde los diseños de personajes hasta los paisajes, cada elemento del dibujo está ejecutado con una precisión y una creatividad impresionantes. El arte de Rubín no es solo una adición a la narrativa, sino una parte integral de la experiencia del lector.

Las ilustraciones de Rubín crean un mundo vibrante y cautivador que atrae al lector y lo sumerge en una narrativa visualmente deslumbrante. Este cómic representa un ejemplo sobresaliente de cómo el arte y la narrativa pueden fusionarse para crear una experiencia de lectura inolvidable.

El Fuego. Cap. 2 Bajo las aguas

Un espejo de la condición humana

Esta es una obra profundamente reflexiva que aborda temas complejos de la condición humana a través del personaje principal, Alexander Yorba. Yorba es un personaje complejo, cuyas luchas personales y profesionales revelan una reflexión profunda sobre el egoísmo, la autodestrucción y la redención.

A pesar de ser reconocido como un famoso arquitecto y potencial salvador de la humanidad, Yorba está lejos de ser un héroe. Se presenta como un antihéroe, caracterizado por un egoísmo intenso que supera incluso la amenaza que el asteroide representa para la Tierra. Yorba es retratado como una mala persona, un mal padre y un mal marido, cuyo egocentrismo eclipsa sus logros profesionales.

La autodestrucción

El cómic se adentra en la temática del egoísmo del protagonista, revelando cómo sus propias acciones y decisiones contribuyen a su propia autodestrucción

A través de este personaje, «El Fuego» explora el concepto de que las acciones egoístas y autodestructivas pueden ser más devastadoras que cualquier desastre externo.

La obra ofrece un enfoque interesante al dibujar paralelismos entre el «apocalipsis personal» de Yorba y el inminente fin del mundo. A través de imágenes visuales y diálogos penetrantes, el cómic retrata la desintegración personal de Yorba en paralelo con la amenaza del fin del mundo.

Apocalipsis personal

Esta narrativa dual sirve para enfatizar la idea de que las luchas internas y los problemas personales pueden ser tan devastadores como cualquier catástrofe global. A través de la experiencia de Yorba, el cómic invita al lector a reflexionar sobre cómo nuestras acciones y decisiones personales pueden tener un impacto más allá de nosotros mismos, afectando a las personas y al mundo que nos rodea.

Es una obra que aborda temas profundos y reflexiones, utilizando tanto elementos visuales como textuales para explorar la naturaleza humana en su estado más crudo. A través de su narrativa, el cómic desafía al lector a reflexionar sobre su propio comportamiento y las consecuencias que este puede tener, no solo en su vida, sino también en el mundo en general.

El Fuego. La naturaleza humana

Conclusión

«El Fuego» es una obra que marca un hito en el cómic español. David Rubín, nos transporta a una trama apocalíptica y profundamente emocional, en la que no solo se exploran los confines del espacio, sino también los confines de la mente humana. La historia del arquitecto Alexander Yorba, enfrentado a su propia mortalidad mientras intenta salvar a la humanidad, es un poderoso estudio de carácter que desafía nuestras percepciones de heroísmo y egoísmo.

La decadencia

El arte visual es de una calidad excepcional. El estilo de dibujo del autor, que combina elementos futuristas y tecnológicos, es un festín para los ojos.

Aunque no es una lectura ligera. Abarca temas densos y presenta una narrativa reflexiva y adulta. El personaje principal, Yorba, está lejos de ser un modelo a seguir, y su autodestrucción puede resultar difícil de presenciar. Además, el cómic no se abstiene de representar escenas de violencia y de carácter sexual explícito cuando la trama lo requiere, lo que puede no ser del gusto de todos los lectores.

El Fuego. Sexo

Aunque su tono y contenido pueden ser intensos, su combinación de una narrativa poderosa y un arte visual impresionante hace que sea una obra de obligada lectura para cualquier amante del cómic. Sin lugar a dudas uno de los cómics que se os van a quedar grabados a «fuego» durante mucho, mucho tiempo….

PODRÍA INTERESARTE

Animal Man: Análisis del cómic de Grant Morrison

Hispacomic

Transitorios: Viaje por la Condición Humana

Hispacomic

La Cosa del Pantano de Alan Moore: El renacer de un clásico

Hispacomic

El Pasadizo: Un Abismo de Terror

Hispacomic

Hellblazer: El oscuro mundo de John Constantine

Hispacomic

¿Por qué haces esto?» – La genialidad de Jason

Hispacomic

Dejar un comentario

*Al utilizar este formulario, usted acepta que este sitio web almacene y gestione sus datos personales. Estos datos se utilizarán únicamente con el fin de responder a su consulta o solicitud y no se compartirán con terceros sin su consentimiento explícito.